Saltar al contenido

Mejores métodos para aprender a leer

métodos para aprender a leer

Cuando un niño pequeño comienza a demostrar nuevas inquietudes, es el momento perfecto para buscar la mejor manera para aprender a leer y escribir. Hay múltiples metodologías que deberán ajustarse a las características de cada niño. Cada método tiene sus propio sistema y presenta ventajas e inconvenientes que tendrás que estudiar bien. Sobre todo, se trata de elegir el más adecuado para potenciar las habilidades del pequeño y animarlo siempre a seguir aprendiendo.

Para elegir el método correcto, tendrás que buscar mucha información acerca de cada uno. Encontrarás los más utilizados: matte, montessori, silábico, doman, filadelfia y global de lectoescritura. A todos ellos dedicaremos un profundo análisis en esta web para que puedas seleccionar el que mejor se adapte a tu situación.

Por tanto, encontrarás también una serie de métodos para aprender a leer más genéricos, que se agrupan entre sí al compartir un sistema de aprendizaje común. En este primer artículo introductorio vamos a explicarte algunos de ellos para que tomes el primer contacto con este mundo del aprendizaje de la lectura.

Métodos para aprender a leer y escribir rápido

Aprender a leer estimula las capacidades del niño: mejora su expresividad, aprende vocabulario y obtiene las aptitudes necesarias para continuar aprendiendo otras disciplinas. Una vez que sabe distinguir letras y palabras, lo importante es que adquiera fluidez y rapidez en la lectura y, así mismo, en la comprensión del texto.

El método sintético encaja con estas características. Esta metodología consiste en que los niños comienzan aprendiendo las letras y memorizando sus representaciones y sonidos. Van evolucionando poco a poco al aprendizaje de las sílabas hasta llegar a identificar palabras sencillas. Esto se consigue a través de la repetición tanto visual como acústica, estimulando de esta manera la memoria del niño, que tendrá que asociar cada sonido con su correspondiente representación.

Por tanto, hay tres tipos de métodos sintéticos que corresponderían a los pasos a recorrer durante el aprendizaje: alfabético, fonético y silábico. Como sus nombres indican, el niño comienza el alfabeto comenzando por las vocales y siguiendo por las consonantes en sus representaciones mayúsculas y minúsculas. A continuación, los sonidos asociados a cada letra y, finalmente, la formación de las sílabas.

Métodos fáciles para aprender a leer y escribir

Por otro lado, nos encontramos con una metodología que puede resultar muy fácil para algunos niños y que consiste en desarrollar un sistema totalmente opuesto al sintético.

Estamos hablando del método global. Como su propio nombre indica, y aunque lo analizaremos con profundidad en otro artículo que podrás encontrar en este mismo portal, se trata de comenzar el aprendizaje por unidades más complejas e ir desglosándolas poco a poco, hasta llegar al núcleo que sería la letra. De esta manera, el niño aprende desde un principio a asociar las palabras con sus significados, sin que sea tan importante memorizar letras y sonidos.

Además, existe también la combinación de ambos. Es decir, el método mixto, que combina el aprendizaje de las letras con las palabras completas y sus significados.

Sea cuál sea el método que elijas, asegúrate de que sea siempre el más adecuado para las capacidades de tu hijo, porque así podréis sacarle mayor partido al sistema de aprendizaje.